¡Despierta de la pesadilla! Aprende a usar tu tarjeta de crédito


Hay dos tipos de personas: las que aman las tarjetas de crédito y hasta tienen colección (pero prefieren no hablar de sus deudas) y las que les huyen completamente para prevenir cualquier deuda fuera de control.

Lo ideal, como siempre, es el equilibrio; es muy recomendable tener un crédito, pero la clave está en saber usarlo de la mejor manera para que no se convierta en tu pesadilla, ¿tú de qué lado estás?

El primer paso para usar la tarjeta de crédito de manera correcta es entender que el dinero disponible no es una extensión del salario, es dinero prestado que hay que devolver con un porcentaje (muchas veces muy alto) de intereses. Es por eso que a la hora de solicitar una tarjeta debes tener en mente tu capacidad de endeudamiento, es decir si vas a poder pagar lo que te prestan o no.

Incluso las instituciones financieras y tiendas departamentales analizan esto con la siguiente formula: ellos consideran un 30% de tu ingreso mensual como la capacidad máxima de endeudamiento (razón por la cual siempre te piden comprobantes de nómina), pero lo ideal es que solo debas el 20%. Por ejemplo, si ganas $20,000 al mes, lo recomendable es que entre todas tus tarjetas pagues $4,000. ¿Te salen las cuentas?

Si en vez de ser una aliada, la o las tarjetas se están convirtiendo en una pesadilla, debes entonces tomar ciertas medidas. Mira tu cartera y revisa cuántos plásticos tienes. Lo ideal es tener dos, uno de un crédito bancario que te permita tener una línea de crédito considerable, con tasas de interés pertinentes, promociones, acumulación de puntos o descuentos específicos y otra departamental con menos capacidad crediticia.

Si tu bolsillo tiene más de estas tarjetas, puedes tomar ciertas medidas como liquidar las que sobren y quedarte con las que más usas o consolidar las deudas, es decir, traspasar todo lo que debes a una sola tarjeta bancaria que te ofrezca mejores condiciones, buenas tasas y plazos considerables.

En general, para que le des un buen uso a tu tarjeta, te recomendamos tomar en cuenta lo siguiente:

Línea de crédito: hay bancos o tiendas departamentales que te ofrecen líneas de crédito enormes, para que esto no te rebase, es importante que las líneas de crédito de todas tus tarjetas sumen, máximo 3 veces tu ingreso mensual para que, al final puedas destinar el 25% de tu salario en pagarlas. Ojo, la clave aquí es saber que tarde o temprano, tendrás que pagar todo lo que usaste y de preferencia, sin tanto margen de interés. Si te ves rebasado, es preferible que llames a tu banco para decir que te bajen tu límite de crédito y no caer en tentaciones o de plano, guardar muy bien ese plástico y usarlo en caso de emergencia.

No sacar efectivo: ésta es una práctica que de pronto se vuelve muy común y hay personas que sacan efectivo de una tarjeta para pagar otra y la deuda se convierte en una bola de nieve. Cuando haces uso de efectivo de un plástico, tendrás que pagarlo con muchos intereses, por lo que la deuda se hace más y más grande. Por eso es mejor que, si tienes alguna situación compleja, uses el fondo de emergencia de tu ahorro. Es preferible que lo repongas de tu presupuesto a que lo pagues, por algo que ni siquiera disfrutaste.

Totalero: una de las claves para tener un buen historial crediticio es ser totalero, es decir, pagar cada mes el pago para no generar intereses de tu cuenta. Como la frase lo dice, con ello, evitarás los intereses y la línea de crédito sigue siendo la misma. Además, si algún día buscas un aumento de saldo, quieres comprar un auto o una casa, será más fácil que te lo otorguen porque tu capacidad de pago es la adecuada.

Cuándo comprar: es importante conocer muy bien el ciclo de vida de tu tarjeta, es decir, cuándo es tu fecha de corte y de pago. Por ejemplo, si tu plástico corta el 10 de cada mes, lo más recomendable es que hagas tus compras a partir del 11, pues el margen que tienes para pagar es aproximadamente de 25 a 30 días. Toma en consideración que si haces una compara el día 9 de mes, tendrás que pagarlo en tu fecha de pago inmediata.

Que no se pase la fecha de pago: si eres muy despistado, pon una alarma en tu correo electrónico que te recuerde cuándo es la fecha de pago de tus plásticos, pues si te pasas por un día, los intereses comienzan a correr y no perdonan. Con esto generas un hábito y evitas pagar de más.

Qué comprar: los plásticos se pueden convertir en un arma si te alocas y los usas todo el tiempo. Lo ideal es que las uses porque viste una gran oferta, quieres comprar algún electrodoméstico o artículo de larga vida, es decir, un refrigerador, lavadora, computadora, una sala, un colchón, etc. Puedes aprovechar los meses sin intereses e ir pagando poco a poco aquello que seguirás usando después de que lo liquides. Lo malo es cuando se hace costumbre y comienzas a pagar el súper, las comidas y hasta las palomitas del cine, recuerda que ese dinero es prestado y si no tienes en cuenta las fechas y los montos, como dicen por ahí, saldrá más caro el caldo…

Cancela las que no necesitas: tienes la tarjeta del súper, la del banco, la departamental, la de los abonos chiquitos (que pagas por el resto de tu vida), la de otro banco, la que te autorizaron en la plaza, etc. Recuerda que lo ideal es quedarte solo con dos, las que más te convenzan o la de la tienda en la que más compres, si no, las fechas de pago serán el peor día del mes y de tu quincena. Cancela aquellas que no uses o que no quieras, más vale una llamada a de 15 minutos dando explicaciones a la entidad diciendo que ya no la quieres, a quedarte sin dinero el mismo día que cae la nómina

Compara: lo ideal es comparar, todos los sitios de los bancos tienen una pestaña en la que comparan todas sus tarjetas, explicando tasas de interés, CAT, comisiones, promociones, puntos, beneficios, etc. Si estás dudando entre varias entidades, puedes visitar el sitio de la Comisión Nacional para la protección y Defensa de los Usuarios de Servicios Financieros, en donde puedes comparar todos los productos de todos los bancos y elegir el más te convenga. (http://tarjetas.condusef.gob.mx/)

No tengas miedo, pero tampoco te aloques usando las tarjetas, sigue las recomendaciones y disfruta de los beneficios de su uso, siempre de manera responsable.

diaz.anaid1909@gmail.com

Banca21mx@gmail.com

#TarjetadeCrédito

Entradas recientes
Archivo
Buscar por tags
Síguenos
  • Facebook Basic Square
  • Twitter Basic Square
  • Google+ Basic Square